La kombucha murciana que quiere convertirse en el nuevo refresco saludable

Concha Alcántara

A Charo González y Mariángeles Guillamón les va la marcha, pero la marcha saludable. Por eso hace tres años se lanzaron a la aventura de crear Kombuchamarcha, una bebida que persigue hacer disfrutar y cuidar de la salud a partes iguales. Estuvieron tres años perfeccionando el proceso y probando sabores hasta que dieron con la fórmula que les convenció para lanzar su propia kombucha. La empresa nació con la visión de compartir con la sociedad los beneficios de esta bebida artesanal fermentada, sin azúcar, rica en probióticos y antioxidantes y con numerosos beneficios para la salud, tal y como defienden sus miles de seguidores. Ambas aseguran que su consumo les ha cambiado la vida.

“Yo la descubrí haciendo un curso de comida vegetariana y acabé sustituyendo la Coca-Cola diaria por una kombucha”, cuenta Charo, que la conoció en el año 2018 y en 2020 empezó a elaborarla en casa para cuidar a su familia. Mariángeles la probó por primera vez en un viaje a Hawai en el año 2000 pero no fue hasta el 2010 cuando empezó a consumirla habitualmente con el fin de fortalecer su sistema inmunitario. Unos amigos comunes las pusieron en contacto, empezaron a intercambiar recetas, referencias y surgió la ilusión de elaborar “la mejor kombucha que existiera en el mercado” made in Murcia.

“La hacíamos a nivel casero y se la dábamos a probar nuestros amigos. Nos decían que estaba muy buena y nos pedían más. Entonces pensamos que podíamos crear nuestra propia marca”, explica Mariángeles. Así comenzaron a profesionalizar cada paso. Charo elaboraba las recetas. Mariángeles ponía el paladar, la formación en empresa y el branding. “La idea era crear algo con lo que disfrutar y que también aporte beneficios a la salud. Nos interesa el mundo de la salud y la alimentación, pero también somos muy disfrutonas”, añade Charo.

La kombucha es originaria de Asia y se consume desde hace siglos, pero ha sido recientemente cuando esta bebida fermentada ha trascendido fronteras y continentes, encontrando su hueco en ámbitos donde se valora lo natural y lo nutritivo hasta convertirse en una bebida de moda por su sabor y sus beneficios para la salud.

PROCESO ARTESANAL

El proceso de creación de la kombucha es una combinación de té y una misteriosa colonia de bacterias y levaduras conocidas como ‘scoby’. Esta combinación de microorganismos transforma el té en una bebida efervescente, similar a un espumoso, llena de probióticos y antioxidantes. Con su kombucha artesanal, Charo y María Ángeles quieren convertir Kombuchamarcha en el nuevo refresco saludable.

“Es una bebida alternativa al alcohol y a los refrescos. Nuestra finalidad es posicionarnos como la kombucha artesanal del Mediterráneo. Puede mejorar los hábitos de consumo. Si los niños dejaran de tomar refrescos y tomaran kombucha, sería un gran logro”, destaca Charo.

Cada lote de kombucha se elabora con ingredientes naturales, desde el té hasta las frutas frescas, siguiendo un proceso meticuloso y atento que garantiza la calidad y el sabor.

“La burbuja y la fermentación es natural, porque la elaboración es artesanal. Controlamos al detalle la producción. Cada scoby tiene un nombre y cada producción una canción. Y somos los únicos en tener un árbol genealógico del scoby”, señalan.

En la actualidad cuentan con tres líneas que combinan desde los sabores clásicos hasta combinaciones más audaces: limón, jengibre y espirulina; manzana, jengibre y flor de hibisco, y manzanilla, valeriana y tila. También cuentan con ediciones especiales como ‘Kombuchamarcha en el Camino’, una de las bebidas oficiales del Año Jubilar Caravaca de la Cruz 2024, que destina un porcentaje de los beneficios a Cáritas.

KOMBUCHA Y GASTRONOMÍA

Su kombucha se ha aliado con la gastronomía y se puede encontrar en algunos restaurantes murcianos. Hay chef que las han apoyado desde el principio y que disponen de esta bebida como opción sin alcohol en sus locales, como Juan Guillamón, de Almo; Rodi Fernández, de Taulla; David Muñoz, de Alborada, o Esther Cánovas, de Salabores, entre otros. Incluso Rodi Fernández creó un plato en el que introdujo esta bebida, un tartar de gamba blanca con espuma de melocotón y gelatina de kombucha de manzana.

En la Región se puede adquirir en herbolarios y algunos supermercados, y a través de su página web, www.kombuchamarcha.com.

También su kombucha es uno los ingredientes de los cócteles saludables que hace el bartender Christhian Meyer. Además, forman parte de la oferta del catering de Isabel Maestre, el único que ha ganado el premio de gastronomía nacional.

Compartir con

Recibe la newsletter de The Gastro Times en tu correo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Scroll al inicio
Recibe la newsletter de
The Gastro Times en tu correo
Ir al contenido