La Birdie, el catering que crea un restaurante efímero en un ‘palazzo’ varios días al año

Picture of Concha Alcántara

Cada año, Amor González pone en marcha durante uno o dos días un ‘pop-up’ gastronómico en forma de restaurante efímero. El lugar ha cambiado varias veces y en las últimas ocasiones lo ha realizado en una casa señorial del Campo de Cartagena donde una afortunada familia disfrutaba de sus vacaciones de verano en el siglo XIX.  Lo ha bautizado como el ‘palazzo’. Durante esos días, el palazzo se transforma en lugar para estimular todos los sentidos tras la minuciosa labor que Amor González aborda junto a la empresa de dirección de arte Chinchin Estudio. Lo acondicionan, decoran y realizan una puesta en escena para crear una ambientación tan singular como sorprendente que transporte a los comensales durante unas horas. Y vaya si lo consiguen.

En estos eventos surge la magia. Es muy especial y una buena oportunidad de conocer el trabajo que hacemos. Los dos últimos han sido chulísimos”, asegura González, alma mater de La Birdie Catering, una de las propuestas para celebraciones y eventos más originales y cuidadas de la región. “Tengo clientes que han seguido mi trayectoria a través de estos eventos, o que organicé su boda y ahora vienen a estas citas esporádicas”.

Son veladas que resumen muy bien la apuesta gastronómica y el estilo de La Birdie Catering. Las citas comienzan con una recepción con productos locales, momento en el que los invitados pueden visitar la casa, para pasar luego a unas mesas que se comparten con desconocidos donde espera un menú de seis pases acompañados con vinos de la región. La música en directo, pone la guinda a la velada. No es de extrañar, pues, que las plazas para estos eventos se agoten tan rápido.

ENCONTRAR LA VOCACIÓN

A Amor González siempre le ha gustado cocinar, pero la vida le llevó por otros derroteros antes de dedicarse al ámbito gastronómico. No fue una vocación temprana. Primero estudió psicología y se dedicó durante unos años al sector de los recursos humanos, algo que reconoce sin tapujos que “no me gustó nada: soy muy mala para el trabajo administrativo”.

Por suerte, en su puesto como responsable de RRHH de un hotel, tuvo la oportunidad de entrar en la cocina y hacer sus pinitos. “Empecé como un juego a experimentar en la cocina. Después, con la crisis gorda, nos despidieron a todos y me replantee la vida”. De aquella encrucijada, subraya, salió una nueva Amor González y una vida completamente distinta.

“Tuve un cambio radical de vida. El primer año sabático lo dediqué a experimentar. En un momento dado surgió la oportunidad de organizar un brunch en una pequeña calle en Cartagena. Ahora lo del brunch está muy de moda, pero entonces era algo muy singular. Ese fue el germen, el principio. Ahí dije, ‘esto es lo que me gusta‘. Era como otra Amor”, cuenta.

A raíz de ese momento, empezó a organizar pequeños eventos, todos con un sello muy personal aunque realizados de forma completamente autodidacta. “Cuando llevaba un año, una pareja me dijo que quería que organizara su boda en la casa familiar de ella, y a partir de ahí empecé a hacer otras. Salían bien, pero era como un milagro porque no tenía la formación ni la experiencia”, admite con sinceridad.

Por eso decidió entrar en la Escuela de Hostelería de Cartagena para adquirir toda la formación posible y poner en marcha su propio catering, al que bautizó La Birdie, un apodo familiar que le viene de su pasión por los pájaros. Y es que un catering “es un trabajo de organización increíble”, destaca, que conlleva tener en cuenta muchos detalles. Así que la formación le vino de perlas para poder abordar todos los encargos que iban surgiendo.

“Ahora mi oferta gastronómica está muy trabajada”, señala. Los años le han reportado experiencia y también eventos cada vez más grandes. Como colofón, desde hace unos años colabora con la revista Vogue haciendo recetas en los especiales de Navidad.

PROPUESTA GASTRONÓMICA

Para González, hay una diferencia principal entre La Birdie Catering y otros caterings que organizan eventos y celebraciones: ellos realizan todas las elaboraciones y las materias primas son de kilómetro cero de una red de productores locales de máxima calidad.

“Nuestra oferta gastronómica está muy cuidada. No compro nada preelaborado y trabajo con una red de pequeños proveedores de la región. Es una diferencia muy grande y para mí es muy importante”, señala.

Entre esos productos, destaca el aceite de oliva virgen extra del Tio Peñas, en Cartagena, con el que lo cocina todo, o las verduras de pequeños agricultores que están recuperando variedades de la región, los huevos ecológicos de gallina murciana recuperada de la finca El Romeral, de la Sierra de María, o el pan en hogaza de La Subirana.

Con ellos elabora platos de inspiración natural y toques singulares, como el atún rojo con salsa de naranja y chips de boniato, la milhojas de patatas bravas con alioli y tomate, el tartar de salchichón de chato murciano, o la ensalada murciana con tomate asado y huevo cremoso. De postre, está triunfando la torrija de pan brioche con helado de mascarpone.

En cuanto al dossier con el que trabaja, le da una vuelta cada año, en enero, y tiene en cuenta qué ha funcionado mejor y peor e incorpora las nuevas propuestas. “Siempre intentamos trabajar con los proveedores, a ver qué tienen cada año, para dar una oferta variada y con platos de calidad”, indica.

También tiene un especial cuidado con los detalles y cuida mucho la imagen de todo el evento, desde los uniformes del personal, de Maracastudio realizados en lino francés, hasta la ambientación y los detalles de las mesas. “Hago el tipo de catering que yo querría contratar”, asegura.

LA BIRDIE CATERING – Teléfono: +34 665558051. Mail: hola@labirdiecatering.com / labirdiecatering.com.

Compartir con

Recibe la newsletter de The Gastro Times en tu correo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Scroll al inicio
Recibe la newsletter de
The Gastro Times en tu correo
Ir al contenido